En la Feria del Libro contagiamos a miles de familias con la magia de los Pavinchi Cuentos

En el pabellón infantil de la Feria del Libro había un stand diferente a los demás. Era único, atractivo y lleno de magia y fantasía. Los niños corrían de un lado a otro con sus caras llenas de sorpresa y alegría. Con sus pequeños ojos exploraron un stand maravilloso, cuya pared rememoraba aquellas noches donde su imaginación los llevaba a mundos de fantasía. Esos mundos inspirados en cuentos clásicos, donde Juanito sembraba una semilla mágica y crecía una mata que llegaba hasta el cielo, donde un gato con botas hacía travesuras o donde la princesa, sumida en un sueño eterno, despertaba con un beso de su príncipe azul.

Ese salón definitivamente era diferente. Los niños ansiosos halaban a sus padres para entrar al puesto más colorido de la Feria. En la larga pared habían hadas, duendes, bosques y animales con ilustraciones que parecían sacadas que la mejor película de Disney. Un hada rondaba por el stand pintando las caritas de los pequeños de diferentes colores. Pero los impresionados no solo eran los niños. Los padres, por su parte, queriendo hacer felices a sus hijos los acompañaban a entrar al stand. Ellos también se encontraron con un mundo perfecto para recrear momentos únicos en familia al son de la magia y la fantasía de los cuentos.

Allí se ofrecía una experiencia en familia, un mundo mágico donde la fantasía se volvía realidad. Aquel lugar ofrecía los Pavinchi Cuentos, un kit de 12 libros y otras herramientas increíbles, que incluyen 365 historias. Inspirado en la hermosa relación que se puede forjar entre padres e hijos, pusimos un granito de arena. Un cuento para cada día, donde los padres podrán invertir tiempo valioso junto a su hijo mientras él se divierte y aprende. Juntamos la literatura y la tecnología, para que los niños escuchen los cuentos al son del relato de sus progenitores mientras los personajes salen del cuento en una explosión de luces, para ver las historias en realidad aumentada. Sin embargo, ahí no se detiene la magia. Un lápiz lector relata cada uno de los cuentos, y guarda la voz de los padres para que el niño reviva esos momentos mágicos.

Pero el mayor atractivo del stand no eran los cuentos clásicos, ni las hermosas ilustraciones, tampoco lo era el lápiz lector ni la tecnología que hace que los cuentos se vean en realidad aumentada como si se soñara despierto. El mayor atractivo era un producto que ofrece tiempo en familia. El espacio que permite experiencias alegres alrededor la literatura y la tecnología. La unión perfecta para hacer que un niño se interese en la literatura con cuentos diseñados especialmente para él.

En un stand diferente, maravilloso y atractivo ni los medios de comunicación se aguantaron las ganas de entrar. Reconocidos medios ingresaron para hacer entrevistas a los creadores de tan revolucionario invento. Por televisión, en radio y prensa se expandió la noticia de que la magia se vivía en el stand 723 del pabellón infantil de la Feria del Libro. En internet, diferentes medios de comunicación replicaron la buena nueva; cuentos con realidad aumentada que fomentan la unión entre padres e hijos.

Bienvenido a un mundo maravilloso. Bienvenido a la magia. Bienvenido a los Pavinchi Cuentos.

Share this post

Comments (283)

  • Amber Bombard Reply

    It’s perfect time to make a few plans for the longer term and it’s time to be happy.
    I’ve read this submit and if I may just I wish to recommend you some attention-grabbing issues or tips.
    Maybe you could write subsequent articles relating to this
    article. I want to read even more things approximately it!

    mayo 22, 2019 at 3:04 pm
  • cialis Reply

    vision loss from tadalafil [url=http://cialislet.com]online cialis[/url] tadalafil rezeptfrei
    in der eu.

    mayo 22, 2019 at 4:22 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *